El legado de Renau

24 10 2008

No sé nada de economía y cada vez entiendo menos de fútbol. Pero, dicho esto, hay un aspecto en los que ambas actividades me parecen idénticas: constituyen un terreno abonado para los analistas de resultados a toro pasado, expertos sólo el día después. En ambas disciplinas abundan los sabios capaces dar mil causas pero escasean quienes aciertan al predecir consecuencias.

Desconozco si Josep Renau prefería el fútbol a la economía, o viceversa. Sí sé que nació en Valencia, donde se forjaría durante los años 20 y 30 del pasado siglo una reputación como pintor, grafista, cartelista y fotomontador, elevando esta última técnica a la categoría de arte. Durante la Guerra Civil, su compromiso comunista le impele a aceptar el cargo de Director General de Bellas Artes. Como tal, organiza el traslado de los fondos del Museo del Prado para salvarlos de las bombas fascistas y negocia la participación de Pablo Ruiz Picasso en el pabellón que representaría a España en la Exposición de París de 1937. Acababa de nacer el Guernica. Lee el resto de esta entrada »